La de la Choza del Cojo

Cuando Paqui llegó hasta Valencia en busca de su madre, la encontró ejerciendo la prostitución para un proxeneta argentino buscado por la Interpol. No se sorprendió demasiado, ya nada podía dejarla sin palabras, ella venía embarazada de Córdoba y necesitaba simplemente que un ser querido la acogiera en su regazo: “el chulo de mi madre decidió darme un dinero para abortar, tratándome de convencer de que no me convenía tener hijos, y yo lo acepté sin pensar demasiado en las consecuencias”. Pero Paqui no abortó y tuvo una hija. Y adquirió también una deuda con un hombre violento que la convertiría durante años en mercancía para su negocio.Paqui

Sigue leyendo

Anuncios

Volver a empezar

“Siempre he estado seguro de tener el control de mi vida. Durante mucho tiempo he pensado que todo eran experiencias que más tarde recordaría a mis nietos y me harían sentir un aventurero de juventud. Sin embargo, los años han ido pasando y nunca he llegado a cambiar de etapa. Cada vez que he intentado superar mis adicciones he vuelto a recaer y eso me destroza. Hace tan solo un mes me metí el último golpe”.

josevi Sigue leyendo

Vías de escape

José Vicente tiene 47 años y ha pasado casi treinta consumiendo speedball a diario. Es consciente de las limitaciones cognitivas que ha supuesto un enganche tan acusado y duradero, pero se siente orgulloso de no haberse quedado en el camino y poder recordar con relativa nitidez parte de sus vivencias y alucines. Fue diagnosticado con VIH en el 89, a los 19 años, pero no sería tal noticia motivo apremiante de cambio. Al menos, no por entonces.

Made with Repix (http://repix.it)

Sigue leyendo

Lo capicúa que hay en mí

No había dejado de querer ser mujer cuando salió de la cárcel, pero lo había pensado concienzudamente y decidió que era la opción más adecuada para mantenerse alejada de las drogas y de la prostitución. La sociedad no estaba preparada para aceptarla como mujer transexual y Domi se cansó de ser el estereotipo que todos habían hecho de ella: una artista de la farándula y, cuando no, carne de cañón a servicio de cualquier hombre en plena calle de la Paz. DSC_0451_1 Sigue leyendo

Llegar a ser high level

Juan Carlos tiene 51 años y desde hace más de treinta consume heroína. Ha pasado la mitad de su vida en una veintena de prisiones y su lema siempre ha sido ir un paso por delante de los demás porque el que va primero, va dos veces. Contrajo el VIH por alquilar una chuta en la cárcel y la última vez que quedó libre se miró al espejo y sintió miedo de contemplarse envejecido. Juáncar lleva ocho meses limpio y esta es su historia de carreras. JuanCarlos Sigue leyendo

Verónica significa victoriosa

En los años 80 muchas mujeres adictas a la heroína cuidaban a sus hijos solas, sin la graciabilidad de ningún tipo de intervención pública, y sin que los centros neurálgicos de las ciudades se percataran de que el problema de la droga era más grave y complejo que estéticamente molesto y panfletario. Esta es la historia de Verónica, una joven de 28 años que posee de la década del caballo una de sus peores consecuencias: ella fue la única de sus tres hermanas en adquirir el VIH de manera vertical, transmitido desde el cuerpo de su madre.

Fuensanta Sigue leyendo

White Lady: los amores al límite

Prefiere que la conozcamos por Blanca, que en argot delictivo significa sin antecedentes penales. Es un nombre con el que se identifica porque le recuerda a la luz entre las sombras. Eso le gusta pensar. Hoy tiene 45 años y en un esfuerzo por reavivar sus recuerdos y emociones más intensas nos relata con detalle cómo vivió su juventud durante los años 80 en Valencia. Una ilustrativa muestra de lo que significó para una mujer convivir junto a la droga y junto al VIH en un momento de democratización de las efervescencias.

Haz clic en la imagen para ver la fuente

El término quinqui se hace común en los medios de la época.

Sigue leyendo